Insolvencia & Reestructuración – Un tema que llegó para quedarse

A_UNO_239102

Hemos visto en las últimas semanas cómo varias empresas han entrado en procesos de reestructuración o insolvencia (liquidación). Emblemáticas marcas como Fernandez Wood, Delta constructora, entre otras, han debido acogerse a la nueva Ley N° 20.720, de Insolvencia & Reemprendimiento. Dicha ley (copia muy exacta de la ley de quiebras de USA), permite aumentar el número de empresas que se reestructuran y continúan con giro operacional, y así se evita un proceso de liquidación de activos (en la cual desaparece la empresa)

También hemos observado procesos de “sinceramiento” de los Estados Financieros   caso Clínica las Condes, donde al parecer existían pasivos no reconocidos, inventarios abultados y exceso de activos en cuentas por cobrar, afectando notoriamente los resultados de los ejercicios anteriores, la credibilidad de la empresa y reduciendo el valor de mercado de la empresa

Lo anterior es parte de un fenómeno que cada vez será más normal y frecuente. La probabilidad que empresas entren en algún proceso de reestructuración puede llegar a ser más de 80% en los próximos 5 años. Lo anterior implica que 4 de cada 5 empresas en Chile tendrá algún deterioro en su performance operacional & financiero, afectando la sustentabilidad del negocio y poniendo en riesgo fuentes de empleos.

Esta “nueva realidad” tiene varias causas, pero básicamente se pueden dividir en dos; 1) fenómenos externos (cambio regulatorio, aumento de competencia, disrupción tecnológica, entre otros) 2) fenómenos internos (capacidad del management, falta de control y directamente fraude o delito en manipulación de información, entre otros).

Un plan de reestructuración es un proceso complejo, intenso y desgastante. Es fundamental definir rápidamente si existe viabilidad económica de la empresa que está en problemas, de manera que se justifique el esfuerzo de una reestructuración. Idealmente es necesario buscar asesores expertos en temas de reestructuración y diseñar un plan de acción que tenga impacto en corto plazo en los resultados de la empresa. Paralelamente hay que construir un equipo, bajo el liderazgo de un CEO o CRO (Chief Reestructuring Office), que serán los encargados de ejecutar la transformación.

Los planes de acción se dividen en 4 áreas, 1) reestructuración estratégica (es necesario modificar el modelo de negocios de la empresa?, 2) reestructuración financiera (hay que renegociar los pasivos? Hay que realizar venta de activos non-core del negocio?), 3) reestructuración operacional (reducción de gastos operacionales y overhead, eficiencia en productividad, etc) y 4) reestructuración organizacional & cultural (retener talentos, crear una cultura de resultados, potenciar liderazgos, empoderar al equipo, entre otras acciones)

 

Como conclusión, creemos que los procesos de insolvencia & reestructuración serán cada vez más frecuentes en Chile, lo que implicará que junto con nuevas leyes, se deberán formar especialistas (abogados, contadores, ingenieros, consultores, etc), que permitan mantener y crear valor en una situación de reorganización.

 

Ernesto Solís

Senior Partner

Fix Partners Consulting

 

Member of TMA (Turnaround Management Association)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *